La venta de productos y servicios por internet ha tenido tasas de crecimientos muy altas en todo el mundo en los últimos años, y aunque Chile no se ha escapado de esta tendencia, aún el desarrollo de la industria está muy por detrás de los países desarrollados, por lo que aún existen numerosas oportunidades para quiénes tomen la decisión de armar una tienda online, o utilizar esta como un nuevo canal para su tienda física.

El vender online trae una serie de desafíos que describimos a continuación:

Bodegaje – Es el primer pilar, el tener un espacio físico para almacenar los productos, en caso de que la tienda online sea de productos físicos.

Venta – El proceso de venta tiene el primer desafío de atraer a los consumidores y luego el lograr que estos compren. Aquí es donde la facilidad de la compra y disponer de diversos medios de pago juegan un papel importante. Para atraer a los consumidores, una campaña de marketing se hace muy importante.

Fulfillment – Es el procesamiento de los pedidos de las ventas de la tienda online. O sea seleccionar los productos, armar el paquete y despacharlo. Para la etapa del despacho existen varias alternativas en el mercado, como Chilexpress, Correos de ChileBeelivery, Torpedo Mensajeros, entre otros. Aquí se considera también la facturación, ya sea tradicional o la facturación electrónica.

Postventa – Es preocuparse de la satisfacción de los cliente y de hacer las devoluciones en caso que sea necesario. Debería existir una política muy clara respecto a los casos en los que se permite realizar las devoluciones.

Algo transversal a estas cuatro etapas son los sistemas de gestión. Lo ideal es poder contar con diferentes herramientas que me permitan el tener un control óptimo de cada uno de los procesos y así poder brindar una buena experiencia a los clientes de la tienda. Logrando así recurrencia en sus compras y además potenciar el boca a boca, que es un proceso que se retroalimenta y es fundamental para lograr el éxito de tu tienda online.