Muchas veces leemos y hablamos de estas siglas, pero no todos conocemos en detalle lo que implica cada uno de estos sistemas.
Los ERP son sistemas integrales que buscan facilitar y ordenar el trabajo relacionado a los recursos y procesos internos de una empresa.
Principalmente se utilizan en empresas que están enfocadas en la logística y en procesos productivos. Dentro de un ERP se pueden incluir diferentes procesos a gestionar. Esto va a depender de cuales son los fundamentales para el buen manejo de la empresa.
Por su parte los CRM son herramientas enfocadas en los equipos de venta y en el manejo de las relaciones de nuestra empresa con el cliente. Varían en su grado de sofisticación, pero principalmente lo que buscan es manejar el “pipeline” o tubo comercial de prospectos para lograr generar ventas. Por otra parte buscan ir manejando las relaciones con nuestros clientes actuales, los cuáles no debemos olvidar si queremos mantener relaciones óptimas a largo plazo.
Se pueden utilizar 2 sistemas en paralelo, cada uno especializado en un tipo de proceso, o incluso se podrían integrar ambos procesos en un sólo sistema, y así tener claridad de todo en un solo lugar. Esto va a depender de las características de la empresa y qué tan importantes sean cada uno de estos procesos para la empresa.
En nuestro caso optamos por construir un sistema que incluye ambas características, que son pilares fundamentales para poder brindar un buen servicio.